ABOUT ME

PRESENTACIÓN

Bienvenidos a mi blog, un punto de encuentro entre reflexiones, comecocos, e ideas que puede que tengan un hilo conductor o puede que no. Un día en la empresa me dijeron, que escribir formaba parte de un proceso de reciclaje del alma. Puede ser, desde luego, para mí, supone todo un ejercicio de creatividad y liberación de este espíritu inquieto que tengo.

Hay una historia que suelo contar, cuando alguien me pregunta sobre mí, sobre mi pasado, o sobre experiencias anteriores. La verdad es que no es una historia  ni especial, ni original. Sólo es mi historia particular, pero reconozco que podría ser la de cualquier chica de mi generación.

La historia es la siguiente:

Yo tenía un plan, mejor dicho un sueño a los 15 años. Soñaba que acabaría siendo feliz junto a mi primer novio. Soñaba que mi primer amor, sería mi amor para toda la vida. Soñaba en definitiva, con tener una vida parecida a la que han tenido mis padres.

También tenía en la cabeza una idea de cómo iba a ser todo. De cada uno de los pasos que iba a dar y el tiempo que me iba a costar darlos. Ese era mi gran plan maestro. El plan que tenía cuando tan sólo era una niña.

Sin embargo, crecí y maduré, descubrí que hay más mundo aparte del que yo había visto hasta entonces, y también encontré nuevos sueños, nuevos terrenos que explorar, y nuevos lugares dónde experimentar. Mientras abría mi mente a nuevas experiencias, a nuevos escenarios, aprendí dos cosas: La primera, a valorar lo que tenía, y disfrutarlo antes de que pudiera perderlo, aunque haya momentos en los que quiera más. La segunda, que aunque no puedas elegir qué te sucede, o qué encuentres en el camino, si puedes elegir qué papel jugará en tu vida. En otras palabras, las cosas tienen la importancia que les demos

A lo largo de este proceso, aprendí a ser más radical a la hora de elegir. Al fin y al cabo, la elección se reduce a eso, o sí o no. Y elegir cualquiera de los dos, implica que tienes que ser consciente del coste de oportunidad del anterior, lo que, por otra parte, no siempre es conocido para el que elige.

Alternativamente, también aprendí a discernir entre mi realidad, y la realidad. Tuve que asimilar que nada es 100% como es. Todo tiene su cara y su cruz, y de hecho, existe una, porque existe la otra. Así descubrí, que la ilusión es el  complementario-opuesto  de la decepción. O que jamás podríamos ser valientes sin saber que tenemos miedo. Y que la alegría existe, porque antes ha habido tristeza.

De esta forma, con los años, esa inocencia tardía, se convirtió en una mezcla extraña entre precaución y esperanza. Primero precaución, porque mi idealismo innato chocó de bruces con la realidad inmediata, y segundo esperanza, porque para bien o para mal, me resisto a creer que no se puede mejorar, que si te esfuerzas y crees en algo, en algún momento lo consigues.

En otras palabras, como les digo a mis amigos a veces “hay que aprender a ver la vida, el acontecer diario, tal y como mejor pueda ser en cada momento, pero no por eso, podemos  dejar de luchar para mejorarla”. 

Lo dijeron en mayo del 68 “seamos realistas, soñemos lo imposible”.

PD:  Si entendéis lo que quiero decir, entenderéis porque he puesto esta canción.

WE LIVE IN A BEAUTIFUL WORLD

Eso dice el estribillo de la canción “Don’t panic “ de Coldplay. Este CD, y en particular la época que me recuerda, simboliza algo que no sé si seré capaz de plasmar en palabras.  Al fin y al cabo las cosas, el mundo simbólico de lo que nos rodea tienes el significado que uno mismo les dé.

El caso es que en esa época  como alguien me dijo en su momento “pasé de mi mundo de luces y de colores “ , a abrir los ojos a la realidad, una realidad que a veces se presenta en black and white, e inevitablemente puede llegar a tornarse en una gama de tonos grisáceos. Pero incluso en esos momentos en que miras por la ventana y el día esta sumergido en la incertidumbre, cuando no sabes si va a llover porque está nublado. En los momentos en que parece que el tiempo juega contigo, o más bien sientes que se burla de tí, incluso en esos instantes no hay que olvidar lo bueno que tiene el hecho de estar sumergido en la penumbra, y es que cuando por fin la luz te atrapa, puedes apreciar en todo su esplendor esa luminosidad, y sentirte agradecido por ello.

Porque sin ese contraste, sin esa lucha entre el bien y el mal, o mejor dicho entre lo bueno y lo malo, sin caer en el error de la relatividad, el ser humano nunca hubiera sido capaz de desarrollar todo ese potencial de aprendizaje que existe de forma innata en él.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s